La Reina Isabel II siempre será un icono de estilo

El mundo entero está de luto. La Reina Isabel II ha fallecido a los 96 años de edad en Balmoral. Después de varios meses en los que la movilidad reducida ha limitado sus quehaceres reales, ha muerto tras más de setenta años de reinado. Llegó al poder el 6 de febrero de 1952 tras la muerte de su padre, el rey Jorge VI a consecuencia del cáncer de pulmón que padecía. La soberana es considerada como la sexta mujer en llegar al trono británico y la que ha estado en este poder más tiempo. El récord de reinado correspondía a su tatarabuela, la reina Victoria, quien estuvo 63 años y 216 días en el poder.

Elizabeth Alexandra Mary nació en Londres el 21 de abril de 1926, siendo la primogénita de los duques de York. Tras la abdicación de su tío, Eduardo VIII, para poder vivir con Wallis Simpson, su padre ascendió al trono y ella se convirtió en la heredera. Con apenas 18 años conoció a Felipe de Edimburgo, hijo de Andrés de Grecia y Alicia de Battenberg. Su relación se consolidaba vía postal y se casó con él en la Abadía de Westminster con 21 años, en la que fue considerada una boda de ensueño y que fue seguida por más de 200 millones de personas en todo el mundo. Y la historia de después, todos la conocemos.

Vía GTRES

La Reina Isabel II siempre ha sido y será un icono en el mundo de la moda. Durante su vida ha derrochado personalidad y estilo propio hasta el último día. Siempre fiel a su estilo con el que ha enamorado el mundo. Durante sus siete décadas como Reina, los colores llamativos, los tocados, pañuelos y sombreros y las siluetas que marcaban tendencia han definido su estilo. Ella se ha convertido en más que la corona de Reino Unido. Una monarquía que con la Reina Isabel II ha pasado del blanco y negro al a todo color de sus looks.

Vía GTRES

Y si hay algo que no ha fallado en los looks de la Reina Isabel II han sido los estilismos monocolor, el pañuelo en la cabeza, los vestidos amarillos y los abrigos de piel. Por no hablar también de las capas, las gabardinas, los tocados de plumas, el estampado animal, los conjuntos de dos piezas y el tweed. Un icono de moda al que todos reconocemos al verla con sus vestidos de tul, sus faldas tableadas. Pero no solo eso, también arriesgaba con lentejuelas, gafas de sol y collares de perlas. Era la elegancia británica en estado puro. Tan clásica pero sin dejar de sorprender y apostando hasta el último día por el color.

Vía GTRES
¿Sabes por qué vestía con colores llamativos?

El motivo principal por el que la Reina Isabel eligiera colores estridentes para vestir sería para que los guardas reales que le acompañaban siempre pudieran identificarla con facilidad y poder protegerla de cualquier posible amenaza. 

Vía GTRES

Vía GTRES

Su seña de identidad ha dejado un legado para toda la vida, que sin duda todos echaremos de menos. 

 

 

Publicación
09 de septiembre de 2022
Compartir