¿Por qué comemos 12 uvas en Nochevieja?

A tan solo 2 días de la Nochevieja, es un buen momento para conocer de dónde viene la famosa tradición de comer 12 uvas para celebrar la entrada del año.

La tradición de comer uvas en Nochevieja tiene sus raíces en España y se ha extendido a varios países de habla hispana. La costumbre consiste en comer 12 uvas, una por cada campanada que marca el reloj a medianoche en la víspera de Año Nuevo. Cada uva se come en el momento exacto en que suena una campanada, y se cree que esto trae buena suerte para cada mes del próximo año.

La tradición de las uvas de la suerte se originó en España a fines del siglo XIX. La idea era promover el consumo de uvas, ya que en ese momento había un excedente de cosecha. La costumbre se arraigó rápidamente y se convirtió en una parte importante de las celebraciones de Nochevieja en España.

Además de ser una tradición divertida y simbólica, la práctica de comer uvas en Nochevieja también se ha asociado con la superstición y la esperanza de tener un año lleno de prosperidad y buenos deseos. A medida que la costumbre se ha extendido a otros lugares de habla hispana, la gente sigue adoptando esta práctica como parte de sus celebraciones de Año Nuevo.

¿Por qué uvas?

La uva es un fruto que tradicionalmente se ha asociado a la buena suerte y a la positividad o la espiritualidad, por lo que colocar 12 uvas para comer a la entrada del año era un símbolo de buena suerte en la nueva entrada de año. Además, se trataba de una fruta barata.

No te quedes sin las preciadas 12 uvas y ven a Mercadona en nuestro Centro a por ellas. ¡Te esperamos!

 

Todo lo que necesitas en un solo espacio