El aperitivo, una comida ligera que se sirve para abrir o provocar el apetito

Ayer se celebró el Día Mundial del Aperitivo. ¿Sabes de dónde viene esta costumbre? La palabra aperitivo proviene del latín tardío aperitivus, cuyo significado es “que tiende a abrir”. Por lo tanto, es una comida ligera que se sirve para abrir o provocar el apetito, antes de la comida.

El aperitivo se puede tomar cada día, obviamente, pero precisamente el domingo es cuando más se practica. Y, ayer, precisamente, se conmemoraba el Día Mundial de esta costumbre tan nuestra. Es una buena ocasión para rendirle homenaje, ¿no?

Un clásico son las patatas fritas, quizás el aperitivo más popular, conocido desde hace unos 250 años, así como las bravas, las aceitunas, los fiambres, las tablas de embutidos, los quesos y los frutos secos. En la cultura mediterránea, el tapeo se fusiona con el aperitivo.

La bebida es el acompañante ideal y, de hecho, tenemos una gran variedad de aperitivos, que podemos consumir en casa o en cualquier bar, taberna o tasca. Si el tiempo acompaña, en ciudades de costa, junto al mar es ideal.

Pero muchas veces organizamos el aperitivo en casa. Y abrir las puertas de casa a invitados supone un gran esfuerzo, ya que debes mostrar la versión más perfecta de tu hogar. No todas las personas están preparadas para hacer de anfitrionas, pero sí existen algunos consejos para preparar buenos aperitivos y agasajar así a los invitados.

Es aquí donde entran en juego tus habilidades culinarias, aunque existen algunos trucos si no sabes cocinar. Desde Área Sur te planteamos algunas ideas para sorprender y conquistar el estómago de tus invitados.

Diez aperitivos con los que conquistar a tus invitados

Una comida ligera que se sirve para abrir o provocar el apetito

  1. Un plato de jamón. Este manjar se puede presentar de muchas formas. Desde los tradicionales platos de jamón recién cortado hasta el melón con jamón, una combinación que nunca falla. También puedes pedir que te lo corten en la charcutería si no sabes cómo hacerlo.
  2. La tabla de quesos. Un buen queso manchego tierno, curado o semicurado. Cualquier opción sirve, aunque mejor ofrecerlas todas. Una tabla de quesos es una opción muy elegante y sencilla. Puedes cortarlos a taquitos o a triángulos. También se pueden acompañar con picatostes o pan.
  3. Patatas bravas o fritas. Este es uno de los aperitivos más populares en nuestro país. Lo puede tomar prácticamente todo el mundo, ya que no lleva carne. La parte más difícil es encontrar el equilibrio de la salsa brava, que no debe quedar ni muy picante ni muy dulce.
  4. Canapés variados. Puedes comprar una base de hojaldre o tostada y crear diversos canapés. Se puede usar prácticamente de todo: aceitunas, pepinillos, queso crema, atún y paté, entre otros ingredientes.
  5. Mini hamburguesas. Están de moda: son unas hamburguesas que tú mismo puedes elaborar con carne picada o comprarlas hechas. Las fríes en la sartén y se combinan con queso y mermelada o ketchup. También venden panes de hamburguesa pequeños.
  6. Tostadas de aguacate. Este ingrediente es ideal para servir en una tostada o en forma de aguacate untado en el pan. Combina con todo tipo de frutas y verduras. También puedes servirlo con un poco de salmón ahumado.
  7. Empanadillas caseras. Compra la masa y rellénala como tú consideres. Las más sencillas son las de atún, que son resultado de la mezcla de este ingrediente con salsa de tomate.
  8. Mini sándwiches. Es tan sencillo como hacer sándwiches normales con dos trozos de pan de molde. Luego los puedes cortar a trozos más pequeños y servirlos apilados uno al lado del otro.
  9. ‘Fingers’ de pollo o queso. Suelen freírse y se venden hechos, aunque tú mismo puedes dar forma, empanar y freír un poco de pollo o queso.
  10. Sorbete de limón. A la hora del postre una opción para dejar buen sabor de boca es servir sorbete de limón o naranja.

Publicación
20 septiembre 2021
Categorías
Cocina Lifestyle

Todo lo que necesitas en un solo espacio